miércoles, 16 de octubre de 2013

Día 2


Hum...

Hola a todos! Qué tal? Llega el final de la tarde y me apetece saludaros brevemente.

Hoy no hay mucho que contar. Por la mañana hemos tenido el primer entrenamiento del año. La verdad es que daba cierta sensación extraña desempolvar las bolas después de tantos meses. Pero, en cuanto lanzas dos bolas, te das cuenta que el gesto sigue estando ahí. Supongo que es algo parecido a quien desempeña un oficio; que aunque esté un tiempo parado, en cuanto se pone a la faena parece que nunca haya habido un parón en su actividad. La semana que viene vienen “los de Burgos” para que compitamos con ellos. Y bueno, en el entrene se respiraba cierto ambiente sano por volver a la competición. Es cierto que muchas cosas no han salido. Pero para eso se trabaja, no? Para que vuelvan a salir...

El resto de la mañana ha pasado de forma tranquila, mirando unos vuelos para un futuro viaje. Y mandando algún mail a alguna empresa, presentándome en busca de posibles patrocinadores que me ayuden este año con pequeñas aportaciones. Si a alguien se le ocurre alguna...

Después de comer, no daba mucho tiempo para hacer siesta; y, siguiendo la costumbre que he retomado desde que vine la semana pasada, me he puesto a meditar. Por un lado no descansas el cuerpo tanto porque no te tumbas y no lo estiras. Pero en cambio sí descansas la mente. No se trata de meditaciones donde visualizas algo; sino de meditaciones en las que repites un mantra sin cesar ayudado por un mala o collar de cuentas. Cuando llevas media hora, en la que puedes haber dicho la misma frase 2.000 ó 3.000 veces, la mente está vacía de otros pensamientos. Y quieras que no, eso se nota.

Total, que después de la meditación he bajado al salón de actos, donde estamos preparando un baile para la fiesta del centro, que es en Diciembre. De momento, no os adelanto mucho más porque intentamos guardar la temática y las canciones en secreto. Está muy bien; porque hemos empezado de la nada, eligiendo las canciones, y pensando qué movimientos van mejor en cada momento. Es muy repetitivo, de ensañar una y otra vez. Pero tras las dos horas de hoy, veías que algo, por pequeño que sea, va cogiendo forma.

Y poco más. Voy a ver si descanso esta media hora que me queda antes de bajar a cenar.
Besos a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada