martes, 7 de agosto de 2012

...22...


Hum...

Hola a todos! Cómo ha ido el día? Espero que bien, que haya sido un buen día, cada uno desde su lugar, desde su labor, contribuyendo con nuestra presencia a hacer más agradable la vida de los que nos rodean. A fin de cuentas, nuestras vidas cobran sentido cuando interactúan con otras.

Hoy ha sido un día sencillo para mí. Tenía el día más o menos libre, pues solamente tenía fisio en la agenda. Aun así, y tal y como os tengo acostumbrados, me he levantado a la hora de siempre y he seguido con la rutina de siempre. Cosa que me hace recordar, a los que sois padres, que leí hace poco la importancia que tiene, de cara a la vuelta al cole, ir retomando las rutinas de siempre para que ese inicio sea menos duro. Y creo que eso se puede extrapolar también a la vuelta al trabajo tras las vacaciones. Rutina no significa monotonía!

Total, que después de desayunar me he ido al fisio. Me ha hecho algo de daño, igual que la vez anterior; pero la verdad es que luego me encontraba muy bien. Además, me ha hecho el último masaje en el psoas con un gel de esos que enfría; y me notaba el cuerpo caliente y esa zona helada... qué cosas!

Tras el fisio, he estado un rato viendo a los chicos del centro, que siguen con las actividades que ofrece la semana del deporte, y hoy estaban jugando a una especie de balonmano en silla, muy divertido.

Por la tarde, tarde libre, me he ido a pasear. El sol estaba presente, pero no apretaba. Así que me ido hasta San Marcos, refugio habitual de los días libres.He aprovechado para reflexionar sobre los nervios de estos días, y recordar las palabras del maestro de Zen, cuando nos hablaba hace meses sobre nuestras mentes y el hecho de que ésta sea efímera y cambiante; y sobre la importancia de poder sentir esos nervios como una parte más del cuerpo que está en alerta ante una competición, pero consiguiendo al mismo tiempo desvincularse de esa situación para no identificarse con ella. Total, que estaba yo en mi silencio, cuando han entrado un grupo de turistas armando escándalo. Un niño, que se intuía que estaba cansado de ir de un lado a otro, estaba pegado a su madre, medio sollozando. A lo que su madre, a mi lado, le ha dicho: -”si no te callas, te dejaré en esta Iglesia para que te coman los gusanos”-. Y el niño acojonao perdido... En fin... sin palabras!

Y poco más. Aquí termina el día; pero no quería finalizar sin hacer una mención a las chicas que han ganado la medalla de plata de natación sincronizada. Ha sido tremendo!! lo estaba viendo, y me preguntaba cuántas horas entrenará esta gente; pero deben ser muchas.

Besos a todos!

1 comentario:

  1. me anoto lo de los gusanos! que amenaza mas cafre y grafica! jajaja

    ResponderEliminar