domingo, 15 de julio de 2012

...45...


Hum...

Hola a todos! Qué tal estáis? Espero que bien. Han vuelto a pasar varios días desde que os escribí, días de trabajo, días de estar centrado... y ahora que tengo un momento de descanso, vuelvo a acercarme a vosotros.

El jueves vino al CRE un deportista canadiense a entrenar con nosotros. A pesar de ser rivales en el campo (las primeras sospechas nos dicen que es muy probable que si los dos vamos ganando nuestros partidos en Londres nos cruzaríamos en cuartos de final), tenemos una buena relación y ambos vimos muy interesante la oportunidad de poder entrenar juntos unos días. Para nosotros, mi entrenadora y yo, han sido días muy buenos, en los que hemos podido trabajar con dos excelentes personas, el deportista y su técnico, y en los que hemos podido vivir situaciones de entrenamiento que solamente otro deportista de alto nivel puede plantear. Pienso que no ha habido una actitud de ocultar, de esconder, o de espiar; simplemente, de trabajar. Y eso es lo que ha hecho que hayan sido unos días muy agradables. Es una pena que existan selecciones que todavía sean reacias a compartir sus entrenamientos.

Reconozco que han sido días en los que he terminado algo cansado mentalmente, algo saturado. Pero entiendo que son días en los que hay que ir poniendo empeño por mejorar cada día, por trabajar cada día. Me enviaba un amigo hace unos días una frase de Bruce Lee en la que decía que, cada día, hay que intentar dar un paso, por pequeño que sea, hacia nuestra meta. Y todo forma parte de esos pasos. Las horas de sueño, las meriendas, las comidas, los estiramientos, los lanzamientos... pero, sobretodo, los pensamientos de querer seguir avanzando. Supongo que, como a muchos otros deportistas, este año me está resultando muy largo; y a veces, mientras entreno, tengo que susurrarme un “vamos, va!” para seguir trabajando. Aun así, sigo estando feliz por estar haciendo lo que me gusta.

Y bueno, en cuanto al resto de mi vida, que ahora es poca, jajaja, contaros que los libros se van vendiendo por sí solos. Si bien es cierto que esta semana apenas les he hecho caso con los entrenamientos. Ya me van quedando pocos; y no sé si haré más cuando termine esta tirada. Eso sí, para los más incondicionales, adelanto una segunda parte que comenzaré a escribir en enero del 2013.

Y poco más. El centro se va quedando vacío por días. La gente comienza a irse de vacaciones y vamos quedando los que no tienen dónde ir o están convalecientes. El Maestro se marchará dentro de un par de semanas a lo más tardar; por lo que esta semana seguramente nos iremos a comer fuera para despedirnos.

Mañana tendré el día de descanso; así que es muy posible que no os escriba. De ser así, nos volveremos a ver el martes.

Besos a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario