jueves, 26 de julio de 2012

...34...


Hum...

Hola a todos! Cómo ha ido el día? Espero que bien, que haya sido tranquilo, y que siga siendo un ladrillo más en el camino que vais construyendo y que un día llamaremos “vida”.

Yo, nosotros, hemos seguido trabajando un día más en pos de un objetivo que cada día está más cerca. No hay día que alguien me pregunte cuándo nos vamos y cuándo compito. Todos andan expectantes, orgullos, porqué no decirlo, de que alguien del CRE se vaya a unos juegos. Y la verdad es que, cuando esté allí, una parte de todos ellos estará conmigo. A decir verdad, todas las personas pasan por nuestras vidas aportando algo. Y ese “algo”, nos acompaña allí donde vamos después. Afortunadamente, casi todas las personas absorbemos como esponjas las cualidades y actitudes de muchas de las personas que nos rodean. Supongo que por eso es importante ver de quién se rodea uno...

Supongo que está introducción viene inspirada por el hecho de que hoy le hemos hecho una despedida sorpresa a Nuria, la directora del centro, que se nos va a Toledo a trabajar a la universidad. De los cinco años que ella ha estado en el centro trabajando, solamente he coincidido con ella durante estos dos últimos años. Pero puedo decir que es de esas personas que hacen que uno se sienta afortunado por haberla conocido. No me desharé aquí en elogios; pero sí puedo decir que, allá donde nos encontremos, habrá un pequeño matiz en nuestro comportamiento que nos recordará a ella, y a su forma de ver y entender las cosas. Desde aquí, le deseo mucha suerte en su nueva etapa.

En cuanto al día en sí, os cuento que hemos entrenado esta mañana en pista. Seguimos puliendo, seguimos haciendo ejercicios de precisión, y vamos trabajando esos ejercicios en estado de fatiga, para ver cómo responde el cuerpo y la mente. Y quizás sea que llevo unos días muy a gusto tras la pasada tormenta, quizás sea la tranquilidad interior... pero hoy han salido bien las cosas. Y eso hace que uno se marche contento del entrenamiento.

Después de la fiesta sorpresa, que incluía comida, y tras despedirme de Nuria, he subido a descansar y seguir con las rutinas de siempre. Esta tarde tocaba pedalier. Así que “pedi” y yo hemos visto un nuevo episodio de Modern Family. En él, se planteaba una disyuntiva muy actual. A Phil, que siempre defiende la integridad y el ser buena persona, le quitan un trabajo de las manos; por lo que se plantea si, en esta vida, hay que ser ruin y mentiroso para poder triunfar. Y bueno, al final... (no os lo cuento, jajaja!)

Y poco más. Todavía quedan un par de horas hasta la cena; así que igual salgo un rato. Hace calor, pero es aburrido quedarse en el centro; pues está medio vacío.

Os veo mañana!!
Muacs!

No hay comentarios:

Publicar un comentario